La dirección estratégica es una disciplina básica a la hora de conseguir llevar a buen puerto todo tipo de proyectos. En este sentido, los proyectos culturales no son una excepción, necesitan de una buena gestión para poder cumplir los objetivos que se han marcado para los mismos.

En el ámbito cultural existe tanta competencia como en cualquier otro del mercado. Por tanto, artistas e instituciones dedicadas a la cultura necesitan contar con estrategias bien diseñadas e implantadas que les ayuden a conectar con el público.

Algo que no va a ser posible si no hay una dirección estratégica que se encargue de cuestiones tan importantes como la atribución de recursos o la implantación de planes de comunicación.

Qué es la dirección estratégica

Es un enfoque de gestión integral y a largo plazo que busca alinear los recursos y capacidades de una organización o institución con su entorno, a fin de permitirle alcanzar sus objetivos de una manera efectiva.

Dicho de otra manera, es el proceso mediante el cual se formulan, planean, ejecutan y controlan un conjunto de acciones, para asegurar el funcionamiento, desarrollo y crecimiento de la entidad. Su función principal es la de tomar decisiones que ayuden a asignar de forma eficiente los recursos, asegurando que estos son suficientes para alcanzar las metas propuestas.

¿Para qué sirve la dirección estratégica?

Las acciones que forman parte de la dirección estratégica de la empresa permiten conocer a fondo el entorno en el que la misma tiene que desenvolverse: la competencia que hay, el funcionamiento del mercado, la audiencia, los cambios en los gustos de los consumidores, etc.

Con base en ese conocimiento, se puede hacer una asignación de los recursos que permita seguir avanzando en la consecución de los objetivos. Objetivos que, a su vez, han sido predefinidos por los encargados de la dirección de la empresa o entidad.

Se trata, por tanto, de una función de carácter transversal, que es esencial para que la organización crezca y llegue allí donde se ha propuesto.

Beneficios de su aplicación en la gestión cultural

Aplicar este tipo de dirección genera una serie de beneficios que dirigen a las entidades culturales hacia el éxito.

Enfoque a largo plazo

La dirección estratégica fomenta una perspectiva a largo plazo. Porque permite a las entidades culturales afrontar y superar los desafíos más inmediatos y, a la vez, estar más preparadas para los retos que puedan llegar en el futuro.

Adaptación a los cambios

Como cualquier otra empresa que busca atraer al público, las entidades culturales tienen que ser capaces de ajustarse a las nuevas tendencias y los cambios de gustos y necesidades en su público. Contar con una buena dirección estratégica les aporta la flexibilidad necesaria para poder ajustarse a tiempo a los cambios.

Gestión eficiente de los recursos

La labor de dirección estratégica permite hacer una asignación más efectiva del presupuesto y otros recursos, con el fin de maximizar el impacto y optimizar la sostenibilidad financiera a largo plazo.

Fomento de la innovación y la creatividad

Las labores de gestión estratégica de las entidades culturales inciden también en la innovación y la creatividad a la hora de promocionar la cultura. Esto da lugar a nuevas formas de conectar con el público y de mantener la relevancia de la propia entidad.

Claves para una buena dirección estratégica cultural

Como hemos visto, una buena dirección estratégica aplicada al ámbito cultural resulta esencial para el desarrollo, preservación y la difusión efectiva del patrimonio y de las diferentes expresiones culturales. Para lograrlo, hay que seguir una serie de pautas básicas al llevar a cabo esta tarea:

Comprensión profunda de la cultura

Antes de empezar a formular estrategias, es fundamental conocer de manera profunda la cultura que la entidad busca preservar o promover. Hay que estar al tanto de los orígenes de esas expresiones culturales, de su evolución, sus principales manifestaciones, etc.

Visión a largo plazo

Difundir la cultura es una necesidad a largo plazo, para garantizar que las nuevas generaciones también tengan acceso a la misma. De ahí que las acciones planificadas tengan que partir de un enfoque sostenido a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, destinando recursos a la conservación de las obras, o realizando acciones que permitan acercar la cultura a los más jóvenes.

Alianzas estratégicas

Las entidades encargadas de la gestión cultural no están solas en su labor. Existen otras instituciones que también tienen interés en promover la cultura y con las que se pueden alcanzar acuerdos de colaboración. Como instituciones educativas, el Ministerio de Cultura o empresas vinculadas al sector cultural.

Implementación de la tecnología

Incorporar la tecnología de manera estratégica es una buena forma para llegar a audiencias más amplias. Por ejemplo, mejorando y reforzando la presencia en redes sociales o haciendo eventos en streaming.

La dirección estratégica aplicada al mundo de la cultura tiene múltiples beneficios para el conjunto de la sociedad, pero requiere de profesionales con formación específica en esta materia para ser realmente exitosa. Si te interesa este campo, nuestro Máster en Gestión Cultural es la formación perfecta para ti. No dudes en preguntarnos sin compromiso.

Inicio en febrero de 2024

¡Abierto el plazo de matrícula!

Máster de formación Permanente en Gestión Cultural.

EUNEIZ Universidad Vitoria-Gasteiz

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster de formación permanente en Gestión Cultural

Instituto de Gestión Cultural y Artística, cursos gestión cultural.

Lo último en el blog

Qué son los derechos culturales y cómo protegerlos

Qué son los derechos culturales y cómo protegerlos

La diversidad cultural enriquece las sociedades, al dotarlas de una mayor variedad de perspectivas que ayudan a comprender el mundo y a empatizar con las personas. Precisamente por eso, los derechos culturales han adquirido tanta importancia.

Marketing cultural: qué es y cómo hacerlo para difundir tu proyecto

Marketing cultural: qué es y cómo hacerlo para difundir tu proyecto

En una sociedad en la que todo parece consumirse de manera inmediata, conseguir que el público destine parte de su tiempo a disfrutar de la cultura parece algo complicado. Sin embargo, existen herramientas que nos pueden ayudar a lograrlo, y una de las más importantes es el marketing cultural.
Gracias a esta disciplina, acercar la cultura al gran público, especialmente a las nuevas generaciones, se vuelve un poco más fácil.

Compartir