La Universidad Europea Miguel de Cervantes puso en marcha en 2012 un Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas, desde entonces más de 300 profesionales y estudiantes se han formado un Máster de referencia y que han cursado muchos líderes en el ámbito de la gestión cultural y economía creativa. Al frente de este Máster, se encuentra el Coordinador Académico de la Titulación, Santiago Arroyo Serrano, que nos cuenta un poco sobre las salidas profesionales y la conexión con la realidad del Máster, con algunos casos de estudiantes con una proyección profesional excelente.

Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas: Un Máster Oficial en Gestión Cultural para preparar a los mejores gestores

¿A qué puede dedicarse una persona que ha estudiado el Máster de Dirección de Industrias Culturales y Creativas? ¿Cuáles son las salidas profesionales reales?

En España hay miles de Ayuntamientos que gestionan museos, por ejemplo. Se puede trabajar en cualquier entorno relacionado con bibliotecas, archivos, cine. Prácticamente en todas las ciudades medianas hay un festival de música donde se podría trabajar porque el máster te forma también en ese sector. Puedes trabajar en cualquier empresa relacionada con la cultura. Plataformas como Netflix, HBO o Movistar incorporan cada vez más a gente con formación en gestión cultural porque tienen que estar al día en todo tipo de cuestiones culturales.

España está entre los tres países del mundo con más patrimonio cultural declarado por la Unesco. Ciudades como Granada, Sevilla, Cuenca o Salamanca, prácticamente todo lo que mueven es a través de la cultura. Podrían trabajar haciendo proyectos de musealización, teatralización, rutas, todo lo que tenga que ver con comunicación digital, videojuegos, ocio, series documentales, ficción. Cuando creamos el máster hicimos un informe y vimos que es muy abierto el campo que toca. Luego, por supuesto, cada cual puede desarrollar su propio proyecto. Alguien que sea pintor y quiera vender su arte puede crear una página web y aprender cómo gestionarlo todo gracias a este máster. También se incluiría aquí la Semana Santa, la tauromaquia, en definitiva, todo aquello que esté relacionado con el ocio y la cultura. El deporte, como cuestión simbólica, es ocio y mueve miles de millones, de los museos más visitados son los del FC Barcelona, el del Real Madrid. De la misma forma también se incluye la moda, porque lo que buscan los grandes grupos es gente joven que diseñe y que aporte creatividad.

El sector de las industrias culturales y creativas es muy amplio y hemos querido hacer un máster en gestión cultural que, trasversalmente, toque todos esos temas y que el alumno luego pueda profundizar en aquello que más les interese a través de las prácticas y del proyecto de fin de máster.

Los expertos hablan de que la cultura se está festivalizando, los museos pueden tener conciertos, en los festivales puede haber exposiciones de fotografía. El sector cultural está cada vez más combinado e integrado.

¿En qué os basasteis a la hora de elaborar el plan de estudios?

Lo elaboramos fruto de un proyecto de investigación y cooperación educativa en el que estuvo FIBICC. Lo financió la Comisión Europea con unos 200.000 € y lo que se nos pedía era dilucidar cuáles eran las herramientas de formación del gestor cultural en Europa. Hicimos una investigación de cómo estaba la situación formativa y lo mejoramos. Por ejemplo, vimos algunas carencias en ciertos másteres, no era normal que el mecenazgo no se tocara en ningún máster o el tema de audiencias tampoco se trataba. Estamos en una red muy importante, la European Network of Cultural Administration Training Centres (ENCATC), y ahí tuvimos la oportunidad de compartir cosas con compañeros europeos y vimos un poco qué se estaba trabajando.

El plan de estudios tiene una parte fundamental que es conocer cómo nos movemos, cómo funciona la cultura y sus fundamentos en la sociedad. Luego hay una parte jurídico-mercantil, otra de políticas culturales y análisis de audiencias, y ya una parte práctica basada en la gestión de eventos culturales de deporte, turismo, ocio, gestión de proyectos y dirección de recursos y personas aplicado a la cultura. Tenemos una asignatura que se llama “Estrategias de gestión en sectores específicos”, que toca un poco todos los sectores. Entras en un máster y parece que no te explican cómo funciona el sector de los videojuegos, gestión de museos y demás y, en este caso, la formación es global para toda la industria, pero se toca cada sector específicamente.

Santiago Arroyo Serrano Máster Gestión Cultural

Santiago Arroyo Serrano, primero por la izquierda, acompañando a Mariano F. Murillo en el desarrollo de sus prácticas del Máster.

En esta misma línea, ¿en qué os habéis basado para seleccionar al profesorado?

Todos los profesores son profesionales de reconocido prestigio tanto en el sector académico como en el profesional. Hemos tratado de seleccionar siempre a los mejores, a veces nos ha costado por temas de compatibilidad, pero creemos que en cada una de las asignaturas los profesores dominan al cien por cien sus materias y, además, son personas que están en activo actualmente, por lo que pueden aportar más experiencia y formación práctica a los alumnos. Para complementar esto tenemos profesores colaboradores, que imparten sesiones complementarias. Hace poco tuvimos al fundador de Jot Down, hemos tenido a gente de Google o a otras instituciones, que han complementado la formación. Ahora, por ejemplo, el 25 y 26 de noviembre tenemos unas jornadas para los alumnos sobre la industria editorial, que son jornadas del libro destinadas a editoriales independientes o jóvenes escritores que quieren publicar. En este caso, FIBICC apoya y organiza las jornadas y los alumnos del máster pueden disfrutar de ellas.

Tenemos la suerte de que los profesores no solo cumplen los requisitos académicos, que son muy duros, sino que son profesionales. Tenemos a Cristina Ortega que es la Directora General de la World Leisure Organization, a Guillermo de Haro que tiene mucha experiencia empresarial, a Francisco José Gómez que es profesor con mucha experiencia y es director del proyecto Arte Patrimonial, que es sobre gestión de patrimonio. Todos tienen un enfoque muy realista.

Santiago Arroyo: “preparamos a nuestros alumnos para que sean los mejores gestionando proyectos culturales”.

¿Cómo pueden encontrar prácticas los estudiantes? ¿Con qué empresas se pueden firmar convenios?

Se las buscamos nosotros. Tenemos convenios con muchas empresas y, con las que no tenemos, lo hacemos. Lo que nos interesa es que el estudiante contribuya al crecimiento de la empresa o institución y no que sea una carga, que lleve la innovación y todo lo que le enseñamos. Tenemos muchos casos de alumnos a los que contratan. Recientemente una alumna hizo las prácticas en WeGow y se ha quedado en la empresa en Madrid. Habitualmente se suelen quedar en las empresas al terminar el periodo de prácticas. Por otra parte, nosotros no hacemos milagros. El hecho de apuntarse a un máster, o un curso, no significa que vayas a encontrar trabajo, depende mucho de la persona. Evidentemente los preparamos para que sean los mejores en la gestión de proyectos de industrias culturales, pero luego puede haber gente a la que le pidan tener catalán o un nivel muy avanzado de inglés y no lo tienen, pero la experiencia que tenemos desde el inicio del máster es muy buena porque la empleabilidad es altísima. Hay proyectos muy interesantes que han salido de alumnos del máster como Cinemacamp que ha montado Álvaro Martín en Castilla León; Marina Pascual es directora de programas de creatividad del Centro Botín en Santander y sigue trabajando en el que fue su TFM, PeepArtProject; Malu Balado ha desarrollado su propio proyecto de emprendimiento cultural, La Malona; Javier Ortega que ha sido nombrado consejero de cultura en Castilla y León y puso en marcha la Fundación Miguel Delibes en Valladolid o en Barcelona Nuria Morán, que hizo las prácticas en la Fundación del Banco Sabadell y se ha quedado trabajando como gestora cultural. Hay muchos casos de gente que hace el máster y se queda trabajando en la empresa o da un salto a otro proyecto.

Las prácticas son obligatorias, aunque hay gente que las deja como opcionales (es posible convalidarlas demostrando experiencia profesional en el sector). Es preferible que el alumno realice las prácticas, porque un máster en condiciones tiene que tener un lugar donde el alumno pueda aprender y desarrollar los conocimientos teóricos y, por eso, son 9 créditos y 225 horas de prácticas recogidas en el plan de estudios. Por su parte, los convenios los hacemos a nivel nacional e internacional y estamos dentro del programa Erasmus, con lo cual las prácticas se pueden realizar fuera de España.

¿Cuál es, según tu criterio, la mayor ventaja y la mayor desventaja de dedicarse a la gestión cultural?

Creo que la desventaja principal es que cuando trabajas es cuando la gente se lo está pasando bien, eres el responsable de que la gente disfrute. Si eres el organizador de un festival de música, tienes que estar pendiente de que todo vaya bien. Cuando te dedicas a organizar eventos trabajas muchas horas para que todo salga bien y no es lo mismo que estar en un concierto saltando, disfrutando y viéndolo. Por otra parte, no lo considero desventaja porque al que le gusta y lo vive con pasión no le pesa hacer eso.

Y la ventaja es que es un trabajo muy dinámico. Es justo lo contrario a estar haciendo siempre lo mismo, a los trabajos mecánicos de oficina o administración. En este tipo de trabajos tienes que reinventarte continuamente. En cine cada proyecto es distinto, por ejemplo, o los proyectos grandes como la Alhambra de Granada, tiene que ver de qué manera hacer diferentes las visitas. Es un sector que, por lo general, permite mucho dinamismo y creatividad y la gente que trabaja en él lo hace por pasión. Seguramente sea una de las actividades más importantes porque trabajas con personas, para hacerlas felices y, según algunos estudios recientes, la gente cuanta más cultura consume menos enfermedades tiene.


Artículos relacionados: 

En la asignatura de prácticas he podido tomar el pulso a la profesión

Prácticas: Aplicando a la realidad los conocimientos adquiridos


Fotografía del encabezado: Simposio Internacional dedicado a la obra de Dionisio Cañas. Santiago Arroyo es el primero por la derecha. Le acompañan la profesora de la Universidad de Nueva York Marithelma Costa, Dionisio Cañas y Juan Antonio González Iglesias

Fuente: Salamanca24horas.com

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas

+ Información

Descarga este documento con toda la información sobre el Máster

Compartir