Rubén Sánchez Araña (Agüimes, 1980) lleva desde los 11 años dedicándose a la música. A esa edad comenzó sus estudios de violín, siendo discípulo de D. Anatoli Romanov en su etapa en el Conservatorio de Música de Las Palmas de Gran Canaria. Ha sido profesor, ha ganado varios premios, como el Pedro Espinosa en 1997 y, actualmente, es el concertino principal y presidente de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas.

Sumado a esto, Rubén es fundador, y componente, del grupo de voces Vocal Siete y tiene la comisión de servicios de cultura en el Ayuntamiento de Las Palmas dentro de la Concejalía de Cultura.

Durante el curso 2019-2020, estas actividades las ha compaginado con sus estudios en el Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas. Hablamos con él para que nos hable de su dilatada experiencia en la industria musical y su opinión acerca del máster.

¿En qué consiste tu labor como concertino principal y presidente de la Orquesta Sinfónica de Las Palmas?

La Orquesta Sinfónica es una asociación cultural y llevamos 20 años en activo. Realmente es el nombre que había al principio. Tocaban en el Teatro Pérez Galdós, se hacía ópera, que tiene ya más de 50 años aquí y tenía ese nombre. En los 80 esa denominación se dejó de usar porque nació la Orquesta Filarmónica como fundación dependiente del cabildo. En el año 1999 rescatamos el nombre de Orquesta Sinfónica y continuamos con esta asociación para acercar la música sinfónica a la ciudadanía y crear nuevos públicos. Tocamos un repertorio clásico, moderno, relacionado con el folclore, incluso zarzuela y algo de ópera también.

Mi labor como presidente consiste en coordinar, básicamente gestiono propuestas, sobre todo, entre dirección musical y producción. Aunque es verdad que formamos un equipo y, dependiendo de las tareas que requiera la obra, hacemos un poco de todo. Hay un equipo destinado a la producción in situ y nosotros nos dedicamos a la parte del proyecto: qué sobra o no, qué se toca o no, contratos, reuniones tanto a nivel público como privado.

En cuanto a mi puesto como concertino, como en cualquier orquesta sinfónica, la función es liderar los instrumentos de cuerda de la orquesta, no solo los violines. También soy un poco intermediario entre el director y la orquesta. Engloba una línea donde todos podamos ir a una. Una orquesta es un organismo vivo y que tiene que funcionar muy coordinado. Se necesita de la labor del director como figura principal, pero dentro de la orquesta existen diferentes solistas y el concertino es solista de la cuerda y de toda la orquesta.

Rubén Sánchez Araña

¿Cuánto tiempo llevas ejerciendo estos puestos en la Orquesta Sinfónica?

Como presidente desde el año 2014 y como concertino desde el año 2006. Yo era miembro de la directiva y había un concertino muy famoso, Anatoli Romanov, que fue profesor de muchos de nosotros. Tenía reconocido prestigio y nos sirvió a muchos de formación orquestal. Estuvo en la Orquesta de Granada, en Rusia era solista, era un gran solista, pero falleció repentinamente y le sustituí yo.

¿Cómo surgió la idea de crear el grupo Vocal Siete?

Vocal Siete es un grupo totalmente a capella, pero imitamos instrumentos desde el bajo o la percusión hasta trompetas, guitarras, piano. Intentamos emular una banda musical, aunque solo con nuestra voz o con percusión corporal. Abarcamos muchos estilos diferentes.

Vocal siete

Vocal siete

Tengo un hermano que, actualmente, es el director titular de la Orquesta Sinfónica, él también era violinista y director de coros. En nuestra primera formación relacionada con el mundo del canto, siempre decíamos que teníamos que hacer un grupo de esas características porque escuchábamos músicas de bandas a capella, como Rockapella o Vocal Sampling, nos marcaron y han sido referentes en la trayectoria de Vocal Siete.

Yo estuve estudiando en Granada y mi hermano estuvo en Salamanca y, cuando volvimos, empezamos a vislumbrar la idea de hacer un grupo de estas características. Fuimos pensando en gente que conocíamos y les propusimos la idea. Al empezar esta propuesta comenzamos a experimentar. Estuvimos un año entero experimentando, probando, haciendo arreglos hasta que ya surgió Vocal Siete como tal.

En verano de 2007 empezamos a reunirnos, pero no fue hasta octubre de 2008 que se presentó el grupo en concierto.

A partir de ahí ha sido un constante aprendizaje. Mi hermano ya no está en el grupo porque él se fue fuera otra vez para estudiar dirección de orquesta y está ahora desarrollando su carrera.

Vocal Siete ha seguido y en Canarias tenemos bastante repercusión y conciertos. Hemos ido a algún festival en México, Alemania o Austria. También a la península y estamos ahora preparando un disco nuevo. Con esta situación de la covid-19 estamos un poco en stand by, pero aprovechando para buscar nuevo repertorio, redireccionar y en esa línea nos movemos.

Vocal siete

Vocal siete

¿Qué perspectiva de futuro ves para este grupo?

Muy buena. En todos estos años ha tenido una proyección ascendente increíble, llegando a tener más de 60 conciertos al año. Ahora, con esta situación, está todo el mundo parado. No obstante, nuestra perspectiva es buena. Cuando se permita, queremos volver con fuerza, con temas y espectáculos nuevos, e incluso, saltar el charco de nuevo, ir a la península, intentar expandirnos. La idea ahora mismo es estar con el público canario, pero tras eso queremos salir de nuevo.

¿Qué supuso para tu carrera el fundar esta banda?

Para mí, personalmente, ha sido un reto. No solo crearlo, sino mantenerlo en el tiempo. El grupo lo hace todo, desde los arreglos, hasta la propuesta escénica. A nivel de producción tenemos a dos productoras que nos llevan la agenda, pero en el ámbito artístico lo hacemos todo nosotros.

Yo vengo de la música clásica y me gusta abrirme a otros estilos. Para mí Vocal Siete es explorar nuevos territorios y, además, cantando, no con mi instrumento, que es el violín. A nivel de teatro también e indagado en ese mundo y me ha traído muchas cosas buenas. Hemos tenido una obra a nivel internacional y que ha tenido premios. “Ciudadano Yago” con Teatro la República.

A mí me gusta diversificarme, aunque me encanta y maravilla la parte sinfónica y de mi instrumento, me gusta tocar diferentes ámbitos que me llenan también a nivel artístico.

¿Qué apreciación tienes de cómo se percibe la música dentro y fuera de España?

Depende de qué país. No es lo mismo México que Alemania. Es verdad que, en general, se aprecia muchísimo. En este caso, hablo de conciertos con Vocal Siete, porque otra cosa es la parte clásica o sinfónica, que tiene un público con un perfil diferente, sea el país que sea.

La gente recibe las propuestas artísticas de muy buen grado, sobre todo, cuando son atractivas. Es cierto que, en algunos sitios, miran más la parte lúdica y en otros no solo miran esa parte, sino también la más artística de la música.

En ciudades de Europa, como en Alemania o Austria, la parte lúdica es importante, pero ellos valoran mucho la parte artística en cuanto a la dificultad que tiene tocar en directo. En otros sitios esto no se tiene tan en cuenta.

Es muy diferente según el tipo de música que hagas, como te he comentado. El tipo de público de la música de orquesta o sinfónica suele apreciar más la parte artística que la lúdico-festiva.

¿Cuál es tu labor dentro de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas?

Estoy en comisión de servicios, por lo que no ocupo mi puesto habitual. Este es de profesor en un instituto de secundaria en la especialidad de música. Es algo que me ha llenado mucho y supone estar en contacto con una parte muy importante de la sociedad, que es la juventud.

He podido experimentar con ellos vivencias muy positivas. Muchas veces se les tacha de pasotas y, al final, no nos damos cuenta de que es una juventud, en general, muy preparada, infravalorada en muchas cosas y, a veces, sobrecargada de información, pero también muy sensible. En muchas ocasiones el problema no es el contenido que les enseñamos, sino cómo se presenta ese contenido. Estamos un poco anclados en el pasado en ese sentido. Hay que ir más allá y tratar de plantear propuestas más interactivas y prácticas donde los alumnos se sientan partícipes.

Ahora mismo ya no ejerzo como tal. Estoy en la concejalía de cultura y llevo proyectos artísticos, de orquestas clásicas o relacionados con la música. A día de hoy tengo un proyecto que se llama Las Palmas de Gran Canaria Danza. Se iba a realizar el 29 de abril, coincidiendo con el Día Internacional de la Danza, pero se ha pospuesto, en principio, al 31 de julio.

El proyecto consiste en que estrellas internacionales de la danza, en este caso, primeros bailarines del ballet de Portugal, han venido a dar masterclasses durante el año a un cuerpo de baile compuesto por alumnos de toda la isla de Gran Canaria, que han sido seleccionados y han tenido clases con profesores de aquí, masterclasses con algunos de estos bailarines de primer nivel y se estaban preparando para una gala con orquesta en directo donde iban a presentar lo que han hecho durante el año.

El objetivo es poner en valor la danza y sacar grandes talentos que tenemos en Canarias y que no han podido desarrollar su carrera porque ni siquiera hay conservatorio de danza. La idea de la concejalía era ir potenciando esta parte y, como objetivo a medio-largo plazo, se quería fomentar la aparición de esta especialidad en el conservatorio e intentar poner en contacto a los alumnos con figuras de la danza que les ayuden en sus carreras futuras.

¿Por qué decidiste cursar el Máster en Gestión Cultural?

Era una idea que tenía desde hace bastantes años. Tenía tantos proyectos que no pensaba nunca que fuera el momento. El año pasado me decidí porque vi muy atractiva la propuesta que lanza la Universidad Europea Miguel de Cervantes. Otros compañeros que habían hecho el máster anteriormente, me habían comentado que estaba muy bien y que el método online funcionaba, cosa que a mí me interesaba mucho. En este caso, el máster cumple esa facilidad para organizarte como tú creas.

Vi muy interesantes las asignaturas e, incluso, el profesorado. De algunos me sonaban los nombres, otros, con investigar un poco, me daba cuenta de que son gente puntera en el sector cultural y de reconocido prestigio, no solo a nivel nacional sino también internacional. Eso me hizo decidirme porque, a pesar de llevar muchos años en la cultura, vi que necesitaba herramientas que me hicieran evolucionar y mejorar en la preparación de proyectos culturales. Necesitaba ver más allá ciertas cosas porque sentía que me quedaba corto.

Las expectativas se han cumplido. El máster está finalizando y estoy muy contento con el resultado que ha tenido. He aprendido muchas cosas que no controlaba del todo, otras que desconocía y otras que conocía las he reforzado.

Te ayudan muchísimo en la consecución de cualquier proyecto cultural, no solo la creación sino a lo más difícil, que es mantenerlo en el tiempo.

¿Qué está aportando este máster en gestión cultural a tu formación previa?

Como te comentaba, me está aportando seguridad a la hora de plantear proyectos, de buscar patrocinio, de no tener miedo a emprender. Realmente son herramientas que te dan seguridad, sobre todo. También, obviamente, he adquirido conocimientos prácticos y también contactos, por qué no. Al final es un punto de encuentro de mucha gente que estamos en la misma onda, aunque vengamos de perfiles muy diversos. Conoces mucha gente que va a hacer proyectos y aprendes de ellos y haces contactos, pero ya no solo con los alumnos, sino con los profesores también. Esto muchas veces te abre puertas que antes tu pensabas que estaban muy cerradas y era imposible entrar.

Ayuda mucho a conocer gente y conocer la parte de herramientas prácticas. Enseña también a perder el miedo a lanzarte a un proyecto cultural.

¿Qué destacarías de las clases?

Destacaría el nivel online. Con el tema de la covid-19 hemos visto a todo el mundo, de manera forzosa, adaptándose a esta forma de dar clase. Nosotros, en ese sentido, ya lo teníamos y no ha supuesto un gran cambio. Las clases puedes verlas en directo o diferido, tienes muchas herramientas, apuntes de los profesores, entre otros. Creo que está muy bien organizado.

El plantel de profesores es muy acertado. Por destacar uno y es el tutor, Santiago Arroyo, es alguien que se desvive por cada uno de los alumnos. Se le nota muchísimo que, además de controlar y saber mucho, es alguien muy preocupado porque no solo aprendamos la parte técnica de la profesión sino también la práctica. Eso es muy de agradecer en un máster, ya que hay otros que se quedan demasiado en la teoría. En este me gusta, y me ha sorprendido, su intento de llevar todo lo teórico a la práctica. Cuanto más real sea la práctica mejor, porque ellos lo valoran mucho más y tú lo aprovechas más y aprendes ciertas cosas que, quizá, en la teoría no se ven tan claras.   

Teniendo ya una carrera consolidada, ¿cómo crees que van a repercutir a esta los conocimientos adquiridos durante el máster?

De entrada, a nivel personal, con el proyecto de la Orquesta Sinfónica, me vale muchísimo. Mi TFM es sobre la organización de un gran evento de la orquesta. Esto me va a servir después de modelo para otros muchos que puede tener la orquesta u otras formaciones y proyectos que salgan.

A nivel de Vocal Siete me ayuda mucho, en cuanto al marketing, la publicidad. Indudablemente, aunque soy funcionario en mi trabajo actual en la concejalía, me hace ver muchas cosas de otra manera. Especialmente, en cuanto a la redacción del proyecto, la importancia que tiene hacerlo, el valor de la evaluación de la propuesta que, en muchas ocasiones, con las prisas, no se lleva a cabo. Valorar esa importancia es una de las cosas con las que me voy a quedar. Va a ser aplicado a mi vida de manera constante, tanto en mis proyectos personales como en proyectos institucionales en los que pueda participar. Creo que ha sido una muy buena inversión y estoy muy contento con el resultado.


Entrevista realizada por Silvia Panadero para el Blog del Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas, MasterGestionCultural.Info

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas

+ Información

Descarga este documento con toda la información sobre el Máster

Compartir