María González Fernández es doctora en Bellas Artes y docente, además de gestora cultural. Su carrera se ha centrado en su desarrollo en el ámbito del arte más estrictamente, pero también de la pedagogía, impartiendo clases de plástica y audiovisual en secundaria, diseño de videojuegos en grado universitario y educación no reglada bilingüe.

Como añadido a esto, ha trabajado con asociaciones y organizaciones culturales, como El Cubo Verde en Madrid, y actualmente lleva el proyecto Paraisu Rural, centrado en poner en valor el medio rural a través de un intercambio de saberes. Los integrantes de esta iniciativa se enseñan los unos a los otros sobre agricultura, formas de tratar la tierra, arte, exposiciones, entre otros.

Ha sido una de las invitadas durante el curso 2019/2020, en el Máster de Gestión Cultural, donde ha hablado con el alumnado sobre estrategias de gestión en sectores específicos, concretamente sobre su experiencia en la gestión de proyectos culturales en el medio rural.

Hablamos con ella para que nos dé su visión sobre cultura y educación y nos cuente acerca de sus proyectos personales y profesionales.

Eres doctora en Bellas Artes, aparentemente no es algo relacionado con la educación, ¿por qué decidiste dedicarte a ello?

La educación siempre me ha acompañado porque he trabajado en disciplinas trasversales por proyectos, bien bilingües o de educación emocional y relacionadas con cuestiones sociales.

Mi tesis, y el desarrollo del doctorado, fue una práctica de campo. Dado que las nuevas pedagogías se basan en esto, un desarrollo no simplemente teórico de lo investigado. Lo que yo pretendía era que, a partir de una práctica de campo, se desarrollase el cuerpo de la tesis, lo que llevó al estudio teórico de los desarrollos iniciales de las prácticas de arte y naturaleza que se daban en España hace 10 años.

¿En qué momento te diste cuenta de que querías dedicarte tanto a la educación como a la cultura?

Siempre he creído que están vinculadas. Yo creo que no se deben separar. Los campos educativos se pueden desarrollar en diferentes ámbitos: científico, tecnológico, cultural, etc. Esto se está viendo más ahora en el territorio español, pero en otras comunidades o territorios internacionales ha estado conectado con anterioridad.

Desde la realización de mi tesina, en la que unifiqué artes gráficas y escultóricas, para procurar el desarrollo de la litografía en las tres dimensiones, he continuado con estas conexiones en otros campos.

María González Fernández

María González Fernández

Para hacer eso, si no te acompañan tanto la educación como la cultura, entendiendo cultura por inquietud e investigación, ¿qué te acompaña?

Es cierto que las demás ciencias, tal y como están subdivididas, son necesarias, pero sin cultura creamos unos pilares muy pobres en el desarrollo propio de la sociedad de un país. Hay que estudiar las necesidades de los territorios para luego poder actuar con ellos. Por eso mi implicación en educación y cultura, porque no creo en un desarrollo sin tener conocimiento de dónde venimos, adónde vamos y qué se puede hacer para mejorarlo.

¿Cómo compaginas tu pasión por la educación con tu pasión por la cultura?

Combinando trabajo de campo e investigación. Mi formación también ha sido fuera de España. En Alemania se trabaja a través de este tipo de metodologías. Todos los conocimientos organizativos que he ido adquiriendo tanto en Reino Unido, como en Alemania y en España, han ido tomando forma cada vez más.

De hecho, las nuevas políticas al respecto que se están desarrollando en nuestro país parece que abogan por esto: investigación tecnológica en datos, que procuran prácticas y desarrollo en los territorios, ciudades, pueblos o barrios. Estamos en tiempos muy convulsos y todo puede ir cambiando y mutando, pero es necesario trabajar de forma trasversal, no solo a nivel educativo sino también a nivel empresarial.

Como docente, ¿crees que se podría mejorar el sistema educativo español a medio plazo? ¿Qué cosas crees que fallan en él?

De una forma ágil podemos empezar a formar desde infantil y primaria. Ya se está trabajando en ese sentido en muchos sitios de España.

Sin embargo, a corto plazo soy un poco escéptica. Creo que habría que movilizar muchas cosas. La educación no puede cambiarse solo en base a ciertos ciclos políticos basados en oratorias. Debería ser un desarrollo lento, y hay ciertos nichos en los cuales habría que focalizarse para luego ver cómo se pueden ir desarrollando.

Sí veo necesaria una reforma de la formación profesional, de la ley de educación y una actividad previa desde los propios centros (padres y madres, equipos directivos, docentes, alumnado, centros de primaria y secundaria, e incluso las universidades). Aunque ahora se aplica esto más en las experticias, en los másteres y las universidades, sería necesario hacerlo desde antes, por ejemplo, desde la educación secundaria, pero de un modo real. El papel y las leyes lo soportan todo, la realidad es otra cosa. Nuestro territorio está en vías de desarrollo en estos ámbitos, al igual que en la economía sostenible y la economía verde, a las que de alguna manera ya se han aproximado en Europa o en América.

Aquí nos hemos basado en otros paradigmas que nos han funcionado de manera tradicional. La industria supuso un gran avance, sí, pero esto ya está obsoleto. Nos damos cuenta de que salen 200 universitarios de un centro sin un puesto y sin desarrollo profesional, o la posibilidad de ello, por eso la gente emigra y no encuentran sus lugares. Hay que cubrir otras necesidades que se están dejando de lado y habilitar a las personas que están acabando su vida laboral, esa gente tiene un conocimiento muy válido porque saben cómo funciona el mundo, pero también tienen unas carencias digitales grandes.

Paraisu Rural

¿Crees que debe haber un consenso, en materia política, que haga al sistema educativo intocable por parte de los diferentes gobiernos?

No soy quién para decirlo. Sí creo que hasta ahora esas modalidades no han dado lugar más que a cambios rápidos, y luego no se desarrollan en todos los centros. Todos somos política y tenemos que pensar como parte política que somos, tenemos que estar implicados en ello. Bien es cierto que nuestras generaciones no son tan luchadores o no se manifiestan de la misma manera que se hacía en el sistema industrial. Ahora se hace en las redes sociales, y esto no parece crear todo el eco necesario.

¿Es necesario un cambio del sistema educativo cada cuatro años porque unos y otros no encuentran las vías? ¿Quién asesora realmente? Muchos de ellos no son pedagogos ni profesores y no ven la realidad de cada barrio, de cada provincia. No tienen nada que ver las provincias del norte, entre ellas, con las del centro y con las del sur. España es muy rica en cultura. Por ello, habría que idear un sistema más desglosado, pero que no pierda los puntos en común que tenemos y evitar así ser el estigma de Europa y que se siga validando el paradigma piramidal de siempre.

¿Qué es exactamente y cómo surgió la idea de crear Paraisu Rural?

Paraisu Rural surgió de la idea de salir del modo de trabajo individual como artista o creativo en la ciudad y empezar a hacerlo en colectivo en el campo. Todos los participantes, siendo de Asturias, nos sentíamos como puente de la cultura rural de nuestros abuelos, que creíamos un poco perdida por la generación de nuestros padres.

Queríamos implicar esos dos núcleos, compartiendo conocimiento. Escuchando y dialogando de otros modos de hacer en el medio rural, aportando conocimiento sobre arquitectura sostenible, nuevas tecnologías y arte, para generar códigos útiles para todos.

¿Por qué decidisteis iniciar este proyecto en el medio rural?

Para poner en valor las sapiencias de las generaciones anteriores. Casi todos hemos acudido a los filandones de ayuda en la labranza, en la siega, participado de la cultura oral, o atendido las reses de las haciendas rurales.

Taller de Apicultura Alberto Berros 2018

¿En qué consiste exactamente el proyecto?

En un intercambio de conocimiento. Las personas que habitan en el territorio rural nos trasmiten sus saberes (agricultura, ganadería, restauración, etc). Y a estas que también comparten el aprecio por las artes escénicas, artes plásticas y la música, les mostramos e implicamos en otros modos de hacer más contemporáneos.

¿En qué situación se encuentra hoy?

En este momento está parado por la situación de la pandemia.

De lo que sí nos hemos dado cuenta con las anteriores ediciones, es que con las nuevas políticas y la nueva realidad tiene que ser un desarrollo vinculado con la educación. Si seguimos desarrollando esto de manera autogestionada queda, quizá, en un pequeño nicho sin mucho recorrido.

¿Cuál es tu puesto dentro de este proyecto? ¿De qué te ocupas tú concretamente?

En su día era parte del colectivo. En la actualidad me ocupo de la gestión, la comunicación en redes sociales y de la coordinación de los distintos participantes con la gente del entorno.

Al margen de este proyecto, ¿tienes más experiencia como gestora cultural?

Participé del “Colectivo Paraíso” en la ciudad, del cual surgió este proyecto (Paraisu Rural). Aunque en la ciudad se depende de gestiones a otro tiempo, y con trámites más complejos. Yo solo era una parte más del colectivo, como todos sus miembros. Otros componentes de este sí pertenecían a asociaciones, empresas artísticas y cooperativas, por lo que se decidió el modo colectivo para agilizar las acciones, pero con coherencia de cómo hacerlas.

Por otro lado, el hecho de pertenecer a redes nacionales informales como el Cubo Verde, participar en encuentros desde la Universidad Complutense de Madrid; compartir experiencias, inquietudes y formas de pensar con otros gestores desde NEMO, con centros nacionales e internacionales; y acudir a foros en torno a lo rural, me hizo tener una visión más amplia de lo que se desarrolla.

Instalación escultórica benjamín Menendez 2018. Paraisu Rural

¿Qué diferencias has observado en cuanto a gestión cultural dentro y fuera del medio rural?

En el medio urbano lo que vimos es que, cuando surgió la crisis económica, las distintas necesidades que tenía la gente joven en la ciudad no estaban cubiertas. No había, ni hay, un lugar público dedicado a exposiciones de arte plástico. Nuestra ciudad es una ciudad de personas mayores, tradicionales y ligada a la religión. Donde los jóvenes quedamos un poco aislados.

En el medio rural se tomaban decisiones adaptadas al entorno con otros tiempos, con diálogo y respeto de formas y modos de hacer, y con eso casi todo estaba hecho. Sin embargo, en la ciudad, el colectivo tuvo que pasar a ser una forma jurídica, y de ahí a posicionamientos políticos por parte de algunos de sus componentes, cuando ya otros nos habíamos desmarcado. Solo de esta manera se obtuvo financiación para que perdurase unos años más.

¿Crees que, como consecuencia a esta crisis de la covid-19, es posible revitalizar el medio rural y ponerlo en valor?

Sí, lo creo, pero hay que tener en cuenta cómo se quiere revitalizar. Hay que contar con las personas que viven en el medio rural. No se puede llegar con experiencias residenciales, turísticas, y actividades masificadas. Hay que saber qué cosas se desarrollan o se han desarrollado en el territorio y llevarlo a cabo, que no quede solo en burocracia, papeles y cuando te pones a desarrollar el proyecto que no perdure.

Uno de los problemas que hay es que los gestores culturales de estos proyectos se ven un poco solos para gestionarlo todo. Necesitan un equipo y a veces este no da para hacerlo todo, o no hay suficiente financiación para sufragar los gastos reales que tendría un equipo con más personas o más formación. Esto hay que ir trabajándolo de manera trasversal con los propios agentes políticos y sociales.


Imágenes utilizadas en este artículo:

  • Emanuele Giusto: foto grupal concierto de sierra y foto de apicultor. 
  • Benjamín Menéndez: árbol con escultura cerámica. 
  •  María González: retrato. 

Más información sobre Paraisu Rural


Entrevista realizada por Silvia Panadero para el Blog del Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas, MasterGestionCultural.Info

 

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas

+ Información

Descarga este documento con toda la información sobre el Máster

Compartir