Francisco José García Gómez (Valladolid, 1966) es doctor en Historia del Arte y en Comunicación Audiovisual. Lleva siendo docente desde 1998 y ha trabajado con universidades como la Complutense o la Carlos III de Madrid, así como con las Universidades de León (ULE).

Desde 2004 también imparte clase en la Universidad Europea Miguel de Cervantes (EUMC) y, este es el segundo año en el que forma parte del Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas, que cuenta en esta edición con más de 50 alumnos.

Por otro lado, Francisco José García Gómez, también es el creador, junto a su equipo de investigación, DIPRODOCUS, del proyecto Arte Patrimonial. Este se centra en recoger el patrimonio mueble e intangible de los pueblos de la España despoblada, para crear un catálogo participativo y activo y evitar que ese patrimonio cultural se pierda.

Hemos hablado con él para que nos cuente su experiencia como profesor en el máster

Entrevista a Francisco José García Gómez, profesor del Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas


¿Qué asignaturas impartes en el Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas? ¿Por qué es importante?

Doy una asignatura que se llama Diseño, Planificación Estratégica, Ejecución y Evaluación de Proyectos, para enseñar a los alumnos cómo realizar, diseñar y redactar un proyecto.

Cada alumno viene de un área diferente y tienen sus propias ideas e intereses, yo lo que les enseño es qué hay que hacer con el proyecto personal que ellos tengan en mente en cuanto a su diseño de cara a presentarlo en algún sitio, cómo hay que evaluarlo y qué seguimiento hay que hacer para que ese proyecto pase a ser algo más que una simple idea.

Entiendo, entonces, que se orientará a cada alumno de manera diferente en función del proyecto que presenten.

Sí, claro. Cada proyecto hay que dirigirlo a su área determinada y cada uno tiene sus propias formas de evaluación para ver si avanza o no en función de la previsión y los objetivos que se marcan previamente a esto.

Luego a la hora de cruzar correos con los alumnos, cada uno lleva, no solamente su nivel, sino que no es lo mismo establecer una gestión cultural desde un punto de vista empresarial, a hacerlo desde una perspectiva de la pura gestión cultural. Dentro de esto no se trabaja igual con alguien que quiere diseñar algo en relación con el teatro, la danza, la música. Cada uno lleva sus propios calendarios, sus equipos, los escenarios. Es decir, cada uno lleva su elemento personal.

Un Máster en Gestión Cultural Online: Características del estudiante y del E-Learning


¿Un alumno de este máster debe tener unas características específicas o es una clase heterogénea?

Es un grupo muy heterogéneo. Hay gente que viene del ámbito de la gestión de exposiciones y espacios culturales, otros que trabajan directamente con elementos patrimoniales (arqueológicos o monumentales) y dentro de eso hay quien trabaja en el entorno rural y otros en el urbano. Tenemos a muchos alumnos relacionados con la música, pero fundamentalmente música clásica. Algunos son integrantes de orquesta que diseñan todo lo que es el funcionamiento propio de la orquesta y cómo gestionar sus calendarios. Y luego otros que pretenden llevar, a través de esa experiencia, la música a ámbitos más sociales, bien para promocionar actividades en barrios marginales o para intentar llevar la música clásica a otro tipo de público que no sea el habitual.

Supongo que hay un salto grande entre aquellos proyectos de alumnos que se centran en el patrimonio y aquellos relacionados con la música o las artes escénicas.

Fundamentalmente es conocer un poco el ámbito. Desarrollar un proyecto siempre es lo mismo, hay que establecer unos objetivos, un escenario donde nos vamos a mover, también la posible competencia para ver qué campos tienes más o menos libres y luego hay que aprender a desarrollar el organigrama interior y los sistemas para ir controlándolo. Al principio se establece un calendario con ciertos objetivos y hay que ir viendo si se van cumpliendo o no.

¿Qué diferencias hay entre dar clase presencial y online?

Para empezar, el nivel. No es lo mismo el alumno que va a la universidad para pasar seis, siete u ocho horas al día, lo que conlleva ya llevar el ritmo de las clases teóricas y prácticas, tiene sus objetivos a más largo plazo y más en el aire, porque no sabe aún cuál es la especialidad a la que se va a dedicar. Y, sin embargo, los alumnos online, primero son gente más madura, que ya viene con una titulación y un enfoque profesional bastante claro y dirigido, el grado de implicación es mayor. En el caso de mi asignatura, es solo una hora, más la tutoría o los correos, es algo que lleva un par de horas a la semana. Saben que tienen que estar más centrados y atentos, se preparan mejor las clases y las dudas que puedan surgir. Es gente, además, intelectual y personalmente más madura.

¿Es un tipo de alumno más profesionalizado?

Claro. La mayoría ya vienen con proyectos que están empezando a funcionar o que están testeando en sus países o ciudades. Se encuentran muchas veces, en el caso de mi asignatura, que cuando van a presentar un proyecto para pedir ayuda o colaboración para poder empezar a desarrollarlo de verdad, porque incluso ya han conseguido financiación, no saben qué hacer con él. Tienen la idea y el equipo, pero no saben cómo armar todo eso dentro de un entramado, que sería todo el diseño en sí del proyecto, para que acabe funcionando de la mejor manera.

Francisco José García Gómez

Francisco José García Gómez

Digamos que en esta asignatura se dan las claves para pasar de la idea al proyecto, ¿no?

Sí. El resto de asignaturas, en su mayoría, enseñan al desarrollo desde el punto de vista económico de la empresa, las solicitudes de los campos donde intentan acercarse para pedir ayudas, de todo lo que sería la especialización de cada uno, en cuanto a los enfoques de hacia dónde llevar la idea. Yo, en cambio, lo que hago es coger todas las herramientas y ponerlas para, en principio, hacer una construcción mental: tengo una idea, qué puedo hacer con ella y cómo la puedo plasmar en papel para empezar a moverla. En el momento en el que funcione hay que ver cómo cuadran los equipos, qué perfil tienen los posibles clientes, etc.

¿Cómo funcionan las clases online en tu asignatura?

Yo primero las tengo grabadas, por si ocurre algo. No es la primera vez que imparto clase online, he estado trabajando con otras universidades, y por si acaso las preparo porque la tecnología falla. A mí me gusta darlas en directo porque la gente se conecta conmigo, las dudas que surgen se resuelven en el momento, y se las resuelves a uno, pero también a todos realmente. Eso abre mucho campo porque como mi asignatura es una de las grandes bases para el Trabajo de Fin de Máster, aprovecho para introducir muchas cosas de cara al futuro. Siempre pretendo estar lo más pendiente en este tipo de clases. Algunos alumnos me dicen que van con el tiempo justo y luego recurren a la grabación, porque se hace una grabación de la clase en directo, porque yo a veces no me doy cuenta y en lugar de estar una hora estoy más tiempo, porque se resuelven dudas, se hacen comentarios y, como también dirijo proyectos de fin de máster y formo parte del tribunal, la experiencia me lleva un poco a acabar de orientarles en ese sentido.

¿Cómo preparas las clases?

Como todo el mundo, tengo una guía docente a la que me tengo que ajustar más o menos. Y te digo más o menos porque esta asignatura es un tanto diferente a lo tradicional, en lo cual hay que dar ciertos conocimientos y luego evaluarlos. En mi caso, como cada uno viene de un sitio y tenemos tutorías a través, no puedo llegar y fijar el primer día lo que voy a hacer en cada una de las clases. Tengo la base de lo que les voy a dar y, semana a semana, lo voy adaptando, en función de las dudas o de elementos que va sacando algún alumno que yo no había visto o no me había dado cuenta de determinados elementos que quizá no habían quedado claros.

¿Cuánta flexibilidad hay en las clases? ¿Si la mayoría de alumnos no pueden ver la clase por algún motivo puede hacer en otro momento?

Sí, porque como se graba, una vez que se acaba la clase, yo directamente subo los textos, el Power Point que les he estado explicando y el enlace de la clase grabada. A partir de ahí abro el campo para preguntas o para que la gente que no haya podido asistir pueda echarle un vistazo.

¿Puedes hablarme de los documentales que has hecho?

Son documentales relacionados con el patrimonio. De hecho, el festival que nos premió fue el Festival de Cine y Arquitectura. Tengo dos especialidades, Comunicación Audiovisual y Arte, y eso me ha llevado a conectar con los dos ámbitos y fundamentalmente lo que trabajamos, en mi grupo de investigación, es una fusión de las dos cosas donde el tema principal es el patrimonio.

Con esto me refiero a patrimonio arquitectónico-histórico-artístico, pero, sobre todo, arquitectónico. Es la base sobre la que trabajamos, pero luego incluimos el patrimonio mueble, en algunos momentos, patrimonio inmaterial. Siempre la base y el objeto de trabajo es el patrimonio arquitectónico.

¿Podrías explicarme a qué hace referencia el patrimonio inmaterial?

Es el patrimonio intangible, el que no puedes tocar. Por ejemplo, una Semana Santa. El patrimonio mueble en ese caso es el que se puede tocar, los pasos, las partituras de la música, los edificios donde se celebran determinados actos o las calles donde procesionan esos elementos patrimoniales. Seguro que has oído hablar de la Semana Santa de Sevilla, la de Extremadura o la de Castilla y León, en cada uno de estos lugares se vive de forma diferente. Ese ambiente que no se puede recoger, que no se puede enlatar, digamos, es lo que sería el patrimonio inmaterial. Por ejemplo, el uso de la lengua es, según la UNESCO, el elemento inmaterial más importante que existe. Realmente, cuando se declara una lengua como un bien de interés determinado no se está declarando la gramática, sino el uso de la lengua que, además, está vivo y se va renovando. Mientras que nos cuidamos de no trastocar un edificio para mantenerlo tal y como se ha heredado, el patrimonio inmaterial tiene la ventaja de que se va actualizando continuamente. Es un acto que se da en un lugar determinado, con unas condiciones específicas y en una fecha concreta.


Imagen de cabecera: Arte Patrimonial.

Entrevista realizada por Silvia Panadero para el Blog del Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas, MasterGestionCultural.Info

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas

+ Información

Descarga este documento con toda la información sobre el Máster

Compartir