El 18 de marzo de 2010 se aprobó en el Congreso de los Diputados la Ley General de la Comunicación Audiovisual. Esta ley obliga a las cadenas de televisión a usar, al menos, un 5% de sus ingresos de explotación para la financiación de obras audiovisuales europeas. Dentro de esto no solo hay películas sino también series de televisión, documentales o series de animación. Si la empresa es pública, como el caso de Televisión Española, estará obligada a financiar un 6% de obras europeas.

Es una de las medidas impulsadas desde Europa para fomentar la creación audiovisual europea. Esta tasa de financiación ha sido duramente criticada por las cadenas privadas que, incluso, han intentado apelar y eliminarla, aduciendo que deben ser las cadenas las que decidan si quieren invertir o no.

Y es que el 60% de ese porcentaje de financiación debe dedicarse a la producción de películas, al mismo tiempo, el 60% de esa producción de películas debe invertirse en obras que estén en alguna de las lenguas de España. En el caso de la televisión pública estos porcentajes están en el 75% y el 60% respectivamente.

La CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia) es la encargada de asegurar que los medios de comunicación cumplen con las normas establecidas dentro de la Ley General de la Comunicación Audiovisual. En mayo de 2018 publicó un informe en el que establecía que los medios de comunicación audiovisual españoles invirtieron, en 2016, 269,12 millones de euros en obras audiovisuales europeas. Este aumento del 49,56% con respecto al año 2015 se debió al gran auge de la inversión en series de televisión.

Por su parte, el prestador de servicio audiovisual que más invirtió fue Atresmedia con 101,98 millones de euros de los que dedicó 78,9 millones a producir series de televisión. En segundo lugar está Mediaset con una inversión de 42,29 millones, seguido de RTVE con 41,28 millones de euros.

Esta ley forma parte de una práctica comunitaria a nivel europeo en la que están inmiscuidos todos los estados miembros de la Unión. Pero la Unión Europea tiene otras formas de financiar al sector audiovisual dentro de sus fronteras. En este caso existe el Media Programme. Se trata de un programa creado en 1991, cuyo fin es apoyar financieramente al sector audiovisual europeo. Desde su creación este organismo ha invertido más de 2,5 billones de euros. Su actual presupuesto para el tramo 2014-2020 es de 820 millones de euros.

Cada año el Media Programme financia unos 2000 proyectos europeos entre los que se incluyen películas, series de televisión o videojuegos, entre otros.

Algunas de las películas financiadas a través de este organismo han sido Toni Erdmann (2016). También está Ida (2013) que ganó un Oscar por mejor película en lengua extranjera.

Además de esto, en 2014 se creó el European Film Forum que pretende ser una plataforma de diálogo entre responsables políticos y la industria. Asimismo, en 2016 se creó el Cultural and Creative Sectors Guarantee Facility (CCSGF) un instrumento adicional para la financiación de nuevas iniciativas culturales y creativas en Europa.

Fuente de los gráficos: Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas

+ Información

Descarga este documento con toda la información sobre el Máster