En la era de la información, las Industrias Culturales y Creativas (ICC) se están consolidando como un potente motor económico.

Poco a poco, la economía de servicios va ganando más peso. En ese contexto, las industrias culturales y creatiuvas se convierten en perfectas aliadas; el sector de la cultura tiene una gran capacidad para generar bienes, tanto tangibles como intangibles, de valor.

Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas

Por ello, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España puso en marcha su Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas en 2017. En este, el ministerio parte del potencial económico de estas industrias. Como ventajas competitivas, el plan señala el importante rol social y económico de las empresas culturales, el valor cada vez mayor de productos originales o la necesidad de la creatividad para resolver problemas.

Además, las industrias culturales y creativas demostraron una gran fortaleza con la crisis económica. La evolución de sus cifras durante la crisis probó su capacidad de resistir ante situaciones difíciles. Estas industrias consiguieron seguir creando empleo a pesar de las adversidades económicas.

Situación de las industrias culturales en España

Ya no nos cabe duda de la importancia de este tejido cultural. Pero, ¿cuál es su situación en España? Como primer dato, apuntaremos que las industrias culturales y creativas aportan al PIB español un 3,2%, según el último dato registrado. Además, en 2015, la creación de empleo por parte de este sector aumentó en un 0,62%, generando así un 2,9% de trabajos en España.

Con respecto a la cantidad de empresas, en 2015 las ICC suponían un 3,5% del total de sociedades en España, predominando los negocios autónomos de una sola persona, con un 63,4%. Asimismo, por comunidad autónoma, las industrias culturales y creativas se concentran, de más a menos, en Madrid, Cataluña, Andalucía, y Comunidad Valenciana.

Por último, en lo referente al comercio exterior, España exporta más de lo que importa. En 2015, nuestro país exportó 753,2€ millones en materia de bienes culturales, mientras que importó 629,4. Esto deja una diferencia con un resultado positivo: 123,8€ millones. A la hora de exportar, España lo hace en su mayor parte a la Unión Europea e Iberoamérica. Nosotros, sin embargo, importamos principalmente de la Unión Europea.

Retos y oportunidades de las industrias culturales y creativas

Según el Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas, los análisis dejan una guía de acción para España en el campo cultural y creativo. Como retos principales, se señalan el tamaño de las empresas, las dificultades de acceso a financiación, la cooperación sectorial y los nuevos paradigmas de la era digital

Como oportunidades, el estudio apunta el dinamismo del sector, la diversidad de los bienes, los contenidos digitales, los nuevos talentos, el valor de España como destino turístico y el idioma español en el mundo.

Líneas de acción del Plan de Fomento de las Industrias Culturales y Creativas

Una vez determinados los retos y oportunidades en España, el plan determina hacia dónde deben ir los esfuerzos. Con este estudio, se concluyó que en España es primordial fomentar la innovación y el emprendimiento con miras hacia lo digital. Por otro lado, también se señala la importancia de la internacionalización, desarrollo del mercado, formación a los profesionales de las ICC y la provisión de fondos.

Dados esos objetivos, el ministerio ha tomado sus cartas en el asunto. Para sobreponerse a los retos y aprovechar las oportunidades, desde el gobierno se marcaron unas las líneas de actuación sobre las que empezar a trabajar en el campo cultural y creativo en España.

Si bien son más de 10 las medidas tomadas, en este artículo vamos a destacar 5 de ellas:

Ayudas


Una de las principales maneras de apoyar las ICC es mediante el respaldo económico. Por ello, el Gobierno ha creado diferentes líneas de ayudas en consonancia con los objetivos. Entre ellas, se encuentran ayudas para la modernización de autónomos y pequeñas empresas hacia la esfera digital y tecnológica. Lo mismo sucede con las ayudas para la acción y promoción cultural, que respaldan la producción y profesionalización de actividades culturales.

En la esfera universitaria, también se han creado ayudas Hispanex. Estas están dirigidas a personas vinculadas a universidades de EEUU, Asia/Pacífico, Europa y Marruecos para apoyar proyectos que ayuden a difundir la cultura española. Por otro lado, el programa Iberex está dirigido a jóvenes profesionales del sector cultural dentro de los países de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, con la finalidad de ofrecerles prácticas en organismos públicos.

Por último, el Gobierno también ha puesto en marcha diferentes líneas de apoyo dentro del ámbito literario: ayudas para la edición de libros, revistas, industria editorial, librerías, instituciones de lectura y traducción a lenguas extranjeras.

Becas


Otra de las más famosas vías de apoyo es a través de becas. En esta línea, destacan las famosas becas CULTUREX, que facilitan a jóvenes del campo de la gestión cultural realizar prácticas en instituciones del extranjero.

La otra beca estrella del programa es la beca FormARTE. Su finalidad es similar a la anterior: ofrecer a jóvenes graduados una especialización en diferentes categorías dentro de la materia competencia de las instituciones culturales dependientes del ministerio.

El último programa de becas es Fulbright, dirigido a creativos para ampliar sus estudios artísticos en EEUU.

Programas europeos de apoyo a la innovación


Como país miembro de la Unión Europea, España forma parte de varias iniciativas europeas que fomentan la cultura. La más conocida es Europa Creativa, un programa que busca impulsar los sectores culturales y creativos en Europa. Su meta es conseguir sobreponerse a las dificultades del territorio europeo, como la fragmentación por la diversidad cultural, la globalización y la transición digital.

A este programa le sigue Horizonte 2020. Esta iniciativa europea financia proyectos de investigación e innovación en un contexto europeo, dentro de los que se encuentran los culturales. Su misión es abordar los problemas sociales, promover el liderazgo y reforzar su base científica.

Europa con los ciudadanos es el tercer programa europeo que opera en España. Con esta medida, se pretende financiar los planes y actividades que promuevan entre los ciudadanos europeos la historia y valores compartidos en Europa.

Acuerdo CERSA-FEI


Este acuerdo ha hecho a España ponerse a la cabeza de Europa en cuanto a creación de líneas de financiación para PYMES. Con la finalidad de apoyar el acceso a la financiación de las pequeñas empresas, esta línea cuenta con importantes fondos públicos tanto de la UE como de CERSA.

Fiscalidad cultural


En el ámbito fiscal, España ha apostado por el fomento del mecenazgo, las deducciones fiscales en materia de patrimonio histórico español e incentivos dentro del impuesto de sociedades para las empresas culturales

Otras acciones


Aparte de estos programas completos, el Gobierno también ha puesto en marcha acciones aisladas para apoyar las ICC. Entre ellas destacan la creación de portales como españaescultura.com y newspanishbooks.com, sellos de calidad para las empresas culturales, o encuentros entre la administración, instituciones y agentes del mundo cultural para debatir sobre el estado de esta.

Compartir