Entrevista a Cristina Ortega Nuere, profesora en el Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas.

Es doctora en Ocio y Desarrollo Humano y parte de sus estudios se han desarrollado en Deusto, Londres y Middlsex.

Además de profesora en este máster especializado en la gestión cultural, es la actual Directora Científica y de Operaciones de la Organización Mundial del Ocio. Ha sido presidenta de la ENCATC (Red Europea de Gestión y Políticas Culturales), es profesora en el Máster Oficial en Turismo, Sostenibilidad y TIC de la Universidad Oberta de Catalunya y docente invitada en universidades como la de Nueva York o Zhejiang.

Hablamos con Cristina para saber más acerca de su profesión y su opinión sobre el sector y el futuro de las industrias culturales y creativas.

¿Cuál es tu formación?

Yo soy licenciada en filología inglesa. Luego realicé un Máster en Gestión de Ocio con la especialidad en gestión cultural y después un doctorado en Ocio y Desarrollo Humano, con una tesis doctoral especializada en políticas culturales.

¿Cómo llegaste a ser doctora en Ocio y Desarrollo Humano?

Siempre quise estudiar y trabajar en algo que me gustara y que estuviera vinculado con mis preferencias, con mis hobbies. Por eso, estudié filología inglesa porque me gustaba la literatura, me gustaba el cine y estudié un Máster en Gestión de Ocio porque yo vivo en Bilbao y entonces no había tanta movilidad de una ciudad a otra, estudiabas lo que había en tu ciudad. No existía un Máster en Gestión Cultural sino en Gestión de Ocio y ahí me fui especializando en gestión cultural, que era lo que quería hacer. Me han gustado las artes y la cultura y tenía claro que quería trabajar en este sector.

Vino una crisis muy grande entre el 93 y el 95. Esos años fueron muy duros, especialmente en Euskadi, no había muchas oportunidades laborales. En la universidad, donde estudié el máster, me ofrecieron una beca para hacer el doctorado y la cogí. Poco a poco empecé a trabajar en la universidad, sin buscarlo. No hice la tesis doctoral hasta 10 años después porque me quedé trabajando en la universidad, gestionando eventos relacionados con congresos, jornadas, conferencias, relacionados con la cultura y el ocio. Pero tras esos 10 años, trabajando en la gestión y la programación, vi que quería profundizar más. Pedí un cambio a investigación y empecé a trabajar en gestión y políticas culturales. Ahí me fue muy fácil hacer el doctorado porque mi trabajo consistía en investigar.

El por qué del ocio y desarrollo humano es igualmente porque donde yo vivo no había un doctorado en gestión y políticas culturales. Y por eso escogí el doctorado en Ocio y Desarrollo Humano, era un tema lo suficientemente amplio como para coger diversas temáticas. A su vez, me ofreció una riqueza enorme porque profundicé en otras áreas, como el turismo o el deporte. Para mí ha sido una ampliación de mis horizontes.

¿Fue así como te convertiste en Directora Científica y de Operaciones de la Organización Mundial del Ocio?

Cristina Ortega Nuere Máster Gestión CulturalSin duda alguna, una cosa te va llevando a la otra. Yo trabajaba en la Universidad de Deusto, como profesora e investigadora. En los últimos seis años fui la directora del Instituto de Estudios de Ocio y la investigadora principal en el equipo de investigación sobre ocio y desarrollo humano. A pesar de tener esta labor de docencia y gestión, dentro de la universidad, siempre he tenido interés por estar conectada con el sector, con la realidad. Esto tanto a nivel local como internacional. En el ámbito local he sido, y soy desde hace muchos años, asesora del Observatorio Vasco de la Cultura, miembro del Consejo Vasco de la Cultura. A nivel internacional, he colaborado de forma voluntaria con organizaciones relacionadas con la cultura y la educación. Entre ellas, la Organización Mundial del Ocio, de la que fui miembro del Comité de Dirección. El director Científico y de Operaciones se jubiló y me lo ofrecieron a mí.

Es una organización muy antigua. Es complicado que una institución de este tipo sobreviva tantos años. Se creó en 1952. Es americana y me ofrecieron ir a Nueva York, pero yo tengo aquí mi vida, mi familia, no me importa viajar, pero quiero vivir en mi ciudad. Lo que hicieron fue cerrar la oficina de Estados Unidos y darme los recursos para que yo abriera en Bilbao una oficina y contratara a un equipo. Aquí está la oficina Científica y de Operaciones de la Organización Mundial del Ocio. Para llevar a cabo esta actividad, pedí una excedencia en la universidad, que se me acaba este año, pero finalmente me voy a quedar en este puesto porque estoy disfrutando muchísimo.

¿En qué consiste la labor de la Organización Mundial del Ocio y cuál es tu función dentro de ella?

La misión de la organización es fomentar el ocio como factor de desarrollo humano, sociocultural y socioeconómico. Esto se hace a través de diferentes líneas estratégicas: fomentamos la investigación, promovemos la educación y la transferencia de conocimiento.

Estos objetivos los desarrollamos a través de diferentes programas. Lo que la gente conoce es nuestro congreso bianual que se organiza en relación al ocio y cada año se hace un lugar diferente. Cuando trabajaba en la Universidad de Bilbao, lo organizamos en el año 2000 y congregó a casi dos mil académicos y profesionales del sector del ocio de todo el mundo. Para nosotros fue un cambio crucial porque Bilbao estaba en un momento muy dulce, desde el punto de vista cultural y económico. Se había inaugurado el Guggenheim, había una tregua con ETA, la ciudad estaba cambiando completamente y para nosotros fue un momento muy oportuno.

En 2016, se organizó este congreso en Sudáfrica, en 2018 en Sao Paulo, que también fue un congreso con unas dos mil personas y con una calidad cultural extraordinaria. En 2020-2022 se organiza en Pekín y en 2022-2024 en Rotterdam.

En el mundo hay muchos programas de grado y posgrado de estudios en ocio, y estos congresos son el momento en que nos juntamos para intercambiar conocimiento, presentar investigaciones, entre otros. También es muy conocida la revista científica de la Organización Mundial del Ocio. Está muy bien posicionada a nivel científico y los académicos presentan ahí sus trabajos.

Entiendo que el objetivo es fomentar la investigación en torno al ocio.

La finalidad última es mejorar la calidad de vida de las personas a través del ocio. Se puede hacer de muchas maneras. Nosotros, como organización, fomentamos la investigación y transferencia de conocimiento, pero también la formación. Tenemos centros de excelencia, en diferentes continentes, que son universidades que ofrecen grados y posgrados en estudios de ocio. De igual forma se hace con las ciudades. Tenemos un programa de comunidades de excelencia en ocio, son municipios que han diseñado y desarrollado políticas de ocio, se han evaluado y han entrado a formar parte de una red de comunidades de excelencia. Lo que se hace es establecer con ellos un diálogo, asesoramiento, sobre diferentes aspectos de las ciudades en relación al ocio.

También fuiste presidenta de la ENCATC, ¿cuál es tu trabajo dentro de esta institución?

Sí. Es una organización europea parecida a la Organización Mundial del Ocio, pero centrada en las políticas y gestión cultural. Sus miembros son universidades con estudios en gestión y políticas culturales. Se encarga de fomentar la educación e investigación en este sector. Yo comencé mi relación con ENCATC cuando era becaria en la universidad. Organicé su congreso anual en Bilbao también. Más tarde fui miembro, representante de la universidad en las reuniones, luego fui parte del comité de dirección y después presidenta durante seis años. Ahora mismo soy miembro activo y colaboradora, trabajo con ellos continuamente de forma voluntaria.

¿Cómo crees que va a afectar la crisis del coronavirus al sector cultural en Europa y en nuestro país?

No tengo la bola de cristal, pero estoy bastante al día de lo que está ocurriendo a nivel mundial. Todo va a depender de cuánto dure el confinamiento, de las restricciones de movilidad, no solo de personas como tal, sino de artistas, creadores y la producción cultural. Hay estudios que hablan de qué pasaría si se levantases las restricciones de movilidad a finales de junio, otros de diciembre, otros de más allá del 2020. El impacto va a depender muchísimo de cuándo se levanten estas restricciones de movilidad y de cuánto tiempo haya que mantener la distancia social. Por supuesto, también de la economía y la capacidad de gasto de la población.

Hay mucha incertidumbre, se están haciendo muchas encuestas y estudios y pronto se podrán tener datos más fiables. Los efectos van a ser numerosos. Ten en cuenta que las ICC (industrias culturales y creativas) son fuente de crecimiento y empleo, aportan el 5,3% de PIB a nivel europeo, y son también catalizadoras de la innovación, y ahora mismo están paralizadas. Por lo tanto, el impacto social y económico va a ser muy profundo. Es difícil de predecir por la falta de antecedentes previos.

En cuanto al sector, mucha parte de la cultura son empresas con dos o tres empleados, hay mucho perfil de autónomo, por lo tanto, este impacto también dependerá de las ayudas que se otorguen ahora en esta fase de confinamiento.

Se podría hablar de efectos a corto, medio y largo plazo. A corto plazo nuestra vida ha cambiado de forma radical, todos tenemos vida familiar y vecinal. Lo que percibo desde el sector cultural es que hay mucha creatividad. Está habiendo un cambio en los hábitos de ocio, se está incrementando el ocio digital a través de sus diferentes dimensiones (cultural, lúdica, afectiva, solidaria). En cuanto a la dimensión cultural, se está viendo cómo las grandes instituciones están abriendo de forma gratuita toda su oferta. Hay días que me levanto y me hago la agenda cultural del día y es que en el mismo día puedo ver una ópera del Metropolitan de Nueva York, de la Royal Opera House o un ballet de la Ópera Garnier de París. Es increíble toda la oferta y el acceso que tenemos ahora y de forma gratuita en la mayoría de los casos.

A medio plazo, también estamos viendo las medidas que se están anunciando a nivel europeo. Los grandes eventos, de momento, van a estar prohibidos. Hay que tener en cuenta la distancia social con las medidas que se van a adoptar porque esto va a cambiar el concepto de evento que ahora mismo tenemos. Los viajes ya están limitados, no es posible viajar. A medio plazo todo va a cambiar radicalmente. Los hábitos culturales también, dependiendo de cómo se adapte la oferta a esta nueva etapa, de las ayudas institucionales que se den ahora y de los hábitos que nosotros mismos queramos conservar después del confinamiento. Habrá prácticas culturales que adoptemos durante el confinamiento, que nos van a producir placer y vamos a querer conservar. Mucho de lo digital se va a mantener.

Los efectos a largo plazo son muy difíciles de predecir. Por ejemplo, en el tema de los museos, ha habido, lógicamente, una caída drástica de la venta de entradas. El distanciamiento social y los aforos limitados van a tener que instalarse en los próximos meses. Estamos viendo muchas exposiciones online. Lo digital ya estaba, pero ahora es más patente. El aforo limitado va a hacer que cambie nuestra experiencia cultural en torno a los museos. Creo que ahora se va a medir a través de indicadores cualitativos (cómo es nuestra experiencia a nivel de bienestar) y no tanto con indicadores cuantitativos (cuántas personas han asistido al año a este museo). También pienso que los museos turísticos, que eran un motivo de viaje de una persona a una ciudad, a medio plazo van a cambiar. Va a primar mucho la sostenibilidad, la necesidad de conservación sobre la visita. Las exposiciones van a ser diferentes porque la movilidad para exponer colecciones y obras de artistas van a estar limitadas. Quizá haya más producción local. Se tienen que repensar las exposiciones. Va a haber más investigación. Son algunos de los cambios que van a producir en breve.

¿Qué valor crees que aporta el Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas?

En primer lugar, es online, esto creo que ya ayuda a los estudiantes a desarrollar competencias relacionadas con las TIC. Estas han sido esenciales en la gestión cultural, pero a partir de ahora lo van a ser mucho más. Me parece interesante la aproximación global que da al sector de las ICC. Hay algunos másteres muy especializados y quizás esto hace que la mirada pueda ser más restrictiva. Creo que al aproximarse de manera global al sector se amplían horizontes. Me parece interesante el perfil tanto de los profesores como de los estudiantes. Los profesores son académicos y profesionales y los estudiantes, muchos, tienen un perfil artístico. Quieren desarrollar su vida profesional en torno a la gestión cultural.

¿Qué asignaturas impartes?

Imparto tres asignaturas, la de políticas culturales, la de gestión de eventos de ocio y culturales y también dirijo trabajos de final de máster.

¿Crees que la profesión de gestor cultural está en alza en los últimos años?

Siempre. Las personas somos felices a través del ocio. La cultura ocupa una parte importante de nuestro tiempo libre y debe haber gestores que sepan diseñar políticas culturales, programas, que los implementen, los evalúen, entre otros, desde lo más global hasta lo local.

Hace poco hicimos un estudio sobre el perfil del gestor cultural, que está colgado en la página web del Observatorio Atalaya. Ya era importante, pero va a serlo más si cabe el tema de las TIC. Se deberían de fomentar más estas competencias en los programas de formación.


Enlaces de interés:

Perfil del Gestor Cultural Municipal del Observatorio Atalaya

Organización Mundial del Ocio

ENCACT


Entrevista realizada por Silvia Panadero para el Blog del Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas, MasterGestionCultural.Info

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas

+ Información

Descarga este documento con toda la información sobre el Máster

Compartir