Cuando se siente pasión por una actividad, ya sea la pintura, el cine, la danza o cualquier otra forma de expresión artística, es natural que esa pasión nos lleve a querer buscar nuevas vías para trasladar esa misma emoción a otras personas y, a la vez, poder seguir dedicándonos a lo que más nos gusta. En el caso de Emiliana Battista Marino, alumna de la promoción 2020/2021 del Máster en Dirección y Gestión de las Industrias Culturales y Creativas, esa misma pasión la ha llevado a poner en marcha su propio festival de danza, tras varios años de experiencia como bailarina en una compañía.

En esta nueva entrada del blog, charlamos con Emiliana sobre su proyecto, La Laguna en Danza, un pequeño festival que se celebrará a partir del próximo 24 de noviembre en La Laguna, Tenerife. Este festival fue la temática de su Trabajo de Fin de Máster, trabajo que Emiliana ha podido llevar a cabo en la vida real.

Tu TFM, un proyecto de artes escénicas titulado La Laguna en Danza, ha sido materializado en la realidad y verá la luz muy pronto. ¿Qué nos puedes contar sobre él?

La Laguna en Danza es un festival de danza de pequeño formato, que se desarrolla en una jornada y que centra la atención en dar visibilidad a creaciones relacionadas con la danza contemporánea, contempladas en espacios arquitectónicos históricos del municipio de La Laguna (Tenerife).

Con esta propuesta se ha querido poner el foco en la relación entre cuerpo, ambiente, espacio arquitectónico histórico y territorio, pudiendo de tal manera fomentar nuevas líneas de trabajo creativas, de búsqueda y de pensamiento, propiciando además la transversalidad e integración de las diversas prácticas artísticas.

¿Cómo te ayudó la formación recibida en el Máster para presentar y organizar La Laguna en Danza?

Unas de las tareas más complicadas, desde mi punto de vista, es redactar un proyecto con una estructura definida y clara y que sea atractivo. En el pasado y en diferentes ocasiones, cuando leía las bases de las convocatorias para proyectos culturales presentadas por instituciones públicas, me costaba mucho entender todo lo que requerían y cómo lo requerían. El Máster en este caso me ha servido para comprender justamente cómo empezar a darle forma a una idea que quiere tomar vida.

Trasladar un Trabajo de Fin de Máster a la vida real supone un desafío que tú has realizado con éxito. ¿Qué has aprendido durante este proceso?

¡Todavía no me creo lo que estoy viviendo! Sin duda es una gran meta. Pero entiendo que debe ser así en la cultura. En mi caso, me siento una privilegiada porque estoy recibiendo un apoyo constante por la empresa cultural en la que trabajo desde julio de 2021, aunque me están dejando dirigir prácticamente todo para que la experiencia sea profunda. Pero nunca hubiese llegado a imaginar que poner en marcha un festival de un solo día pudiese generar tanto movimiento. En mi caso, al tratarse de un evento que cuenta con el apoyo público y privado, estoy pudiendo conocer las maneras de trabajar de cada sector y a la vez aprendiendo a gestionar con cada uno de ellos, para que se puedan cumplir objetivos y plazos. ¡No me había dado cuenta de que iba a ser realidad hasta el día en que estuvimos diseñando el logo del festival! También estoy aprendiendo a reconocer lo valioso que es el proyecto y el potencial que aún queda por sacar.

Emiliana Battista Marino

Emiliana Battista Marino, alumna del Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas.

Antes de realizar el Máster y emprender de manera autónoma como gestora cultural, realizaste tus estudios en Danza Contemporánea y fuiste bailarina en la compañía tinerfeña de danza Lava. ¿Por qué decidiste dar el salto profesional a la gestión cultural?

¡En mi vida no he querido hacer otra cosa que bailar! Pero nunca he dejado de estudiar, porque creo que los y las artistas en esta época deben poder tener mayores conocimientos que abarquen incluso sectores que aparentemente no tendrían vinculación con las artes escénicas.

Tanto en España como en Italia, las posibilidades de trabajar en compañías de danza estables son muy reducidas, por lo que está habiendo un movimiento de artistas freelance que terminan siendo empresarios y empresarias de sus propios proyectos. Y es una realidad muy dura cuando de repente te toca lidiar con temas como contrataciones, derechos de autor, seguridad social, convenios, ayudas públicas, justificaciones, etc…Por lo que a veces estos proyectos terminan desapareciendo solo por no tener los conocimientos básicos adecuados que permitan una sostenibilidad de sus trabajos u obras.

Otro aspecto que he visto durante mis años de experiencia como bailarina, es que tenemos tantas ganas de subirnos a los escenarios de todo el mundo que nos olvidamos de hacernos una pregunta muy importante: “¿Qué lugar quiero ocupar yo cuando ya no pueda o no quiera seguir bailando?”. En muchas ocasiones el tiempo pasa, y uno termina por convertirse en docente. Ojalá todas las personas que se dediquen a la docencia tengan vocación. Pero yo siempre he sentido que mi lugar era otro. Justamente con Lava, compañía del Auditorio de Tenerife dirigida por Daniel Abreu, se ha ido despertando en mí la curiosidad de conocer cómo se gestionaba un proyecto artístico de este tipo y como se ponían en marcha todos los festivales a los que íbamos. Ahí fue cuando entendí que la gestión cultural iba a ser mi otro lugar, y digo otro porque todavía no he dejado de bailar. Además, gracias a las condiciones laborales que tengo actualmente en la empresa Vector de Ideas, se me da la posibilidad de seguir compaginando la gestión cultural con mi profesión artística. Este ha sido uno de los grandes beneficios porque en la misma empresa en la que me encuentro, me incitan a seguir activa artísticamente, apoyándome incluso en la producción de nuevas creaciones.

Cartel de La Laguna en Danza, proyecto de Emiliana Battista junto con la empresa Vector de Ideas. La Laguna en Danza fue previamente desarrollado por Emiliana durante su Trabajo de Fin de Máster.

¿Crees que tu experiencia como bailarina te da otra perspectiva sobre la gestión de proyectos de danza?

Por supuesto. Como bailarina siempre he luchado por tener unas condiciones justas. En muchas ocasiones he tenido que justificar mis cachés, haciendo un desglose de lo que yo contemplaba. Esto se debía a que la persona que me estaba ofreciendo trabajo no tenía idea del mercado de la danza. Yo tengo muy claro que, como gestora cultural, lucharé por unas justas condiciones laborales y una actividad de calidad en todos los aspectos, porque es como a mí me hubiese gustado trabajar siempre y es por lo que sigo peleando cada día en esta profesión.

En cuanto a tus prácticas de empresa durante el Máster, ¿dónde las realizaste y cómo fue la experiencia?

La experiencia de las prácticas al principio fue algo complicado. No había oferta en Tenerife en el periodo en el que quería realizarlas, por lo que en lugar de esperar, opté por buscarlas. El Máster tiene buenas referencias, por lo que no ha sido difícil encontrarlas. He podido realizarlas en el Teatro Victoria de Santa Cruz de Tenerife. Es un centro de danza pionero en Tenerife, y que se desarrolla sobre tres pilares fundamentales: centro de formación artístico, lugar de residencia/exhibición y NÓMADA, compañía estable del teatro.

Las prácticas han sido muy útiles, sobre todo porque me he encontrado en el momento en el que el centro estaba en fase de producción de dos festivales muy importantes en la isla y con la redacción de todos los proyectos que tienen para solicitar las ayudas del Cabildo y el Gobierno. Por lo que ha sido un lugar de prácticas acertado.

Fotografía de Emiliana junto al equipo de Vector de Ideas trabajando en la producción de la obra ‘Liso Estriado Liso’ durante el festival MOVE Canarias.

¿Cuál fue la asignatura que encontraste más útil y/o interesante durante el Máster en Gestión Cultural y por qué?

Diseño, Planificación Estratégica, Ejecución y Evaluación de Proyectos y Gestión Emprendedora son las que me han ayudado a poder poner en marcha La Laguna en Danza. Pienso que también depende del puesto de trabajo que luego se termina por ocupar, por lo que se tendrá más presente una materia que otra.

¿Recomendarías el Máster a otra persona que esté interesada en realizar un proyecto de artes escénicas como La Laguna en Danza?

Yo creo que sí, porque a mí me ha servido para ponerlo en marcha. También es importante entender qué es lo que cada uno busca. En mi caso, por la situación personal que tenía al momento de elegir el Máster, era que fuese de contenido compacto, entendible, efectivo y compatible con la actividad artística del momento. Es cierto que siento ahora la necesidad de profundizar y ampliar mis conocimientos en cuanto a materias como marketing y audiencias porque veo que el trabajo en el que me desarrollo lo exige, y a un nivel mucho más avanzado. Pero los profesionales de la gestión cultural también tienen el deber de actualizarse constantemente y reforzar sus debilidades.


Accede a más información sobre La Laguna en Danza aquí.


 

Entrevista realizada por Beatriz Pérez para el Blog del Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas, MasterGestionCultural.Info

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas

+ Información

Descarga este documento con toda la información sobre el Máster

El Máster en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creatias, recibe una valoración global en los indicadores de calidad de 4,8 puntos sobre 5, siendo el mejor valorado de la Universidad Europea Miguel de Cervantes. 

Indicadores del máster

Compartir