Carmen Robles Ríos (Granada, 1972) ha sido una de las invitadas durante este curso, en el Máster de Gestión Cultural. Tuvo la oportunidad de hablar a los alumnos sobre su experiencia trabajando durante años con archivos en la Diputación de Granada, el Archivo Histórico Provincial o en el Patronato de la Alhambra.

Además de eso, Carmen ha sido comisaria de la exposición sobre el grupo musical 091, llamada Cara B y realizada en 2017 en la Sala Zaida de Granada.

Hablamos con ella sobre su trayectoria profesional y experiencia en la gestión cultural,  y  sobre su impresión acerca del máster. 

¿Por qué estudiaste Historia del Arte?

Yo había hecho Geografía e Historia. En esa época se hacían tres años de asignaturas comunes y elegir Historia del Arte fue como repasar otra vez lo que ya sabía, pero desde lo visual y lo más emocional, que es lo que creo que transmite el arte.

Ese fue un poco el motivo. Pienso que quizá vivir en Granada te obliga a estar en contacto con la historia y el arte.

¿Cómo acabaste trabajando en el ámbito de los archivos y la documentación?

Fue un poco por azar. Justo cuando terminé la carrera, en el año 97, recibí una oferta de la Diputación de Granada, que era una beca para el archivo de la misma. Yo no había pisado un archivo en mi vida, a pesar de haber estudiado Historia.

En ese momento, tuve mucha suerte porque la directora de archivo me hizo enamorarme en diez segundos de la que luego fue mi profesión durante mucho tiempo. Empecé con esa beca y con un plan que tenían de archivos municipales. A partir de ahí enganché con el sistema y acabé trabajando en todos los archivos de Granada.

¿De qué trata el trabajo en un archivo?

Al final un archivo es la huella documental que deja una institución a lo largo del tiempo. Según el tipo de archivo que haya habrá una documentación u otra. Aunque es común a todos, con particularidades para cada organismo. Por ejemplo, en los archivos de las diputaciones en casi toda España, me atrevería a decir que se puede encontrar el mismo tipo de documentación. Las diputaciones eran instituciones creadas con carácter asistencial y solían recoger documentos de la propia organización desde su fundación y también, en el caso de Granada, mucho documento de hospitales que ya no existen.

En un archivo histórico-provincial, según la legislación de 1931, estaban obligados a recoger la documentación que iba dejando el Estado de manera periférica en las provincias, además de protocolos notariales. Básicamente, se va a encontrar en todos los archivos histórico-provinciales de España el mismo tipo de documentación.

Otro ejemplo, trabajé en el archivo del patronato de La Alhambra y como un ente autónomo que fue desde finales del siglo XV y principios del XVI también funcionaba de manera autónoma y generaba su propia documentación de justicia, económica.

En un archivo lo que se hace es identificar los documentos que se tienen, describirlos y hacerlos lo más accesibles posible al público.

¿En qué consistía tu labor en el Ayuntamiento de Granada?

Lo que realicé fueron labores de apoyo. Fue una época en la que daba soporte, especialmente con las redes sociales del Ayuntamiento de Granada. De una manera muy personal, también intentaba dar difusión a todas las actividades culturales que en ese momento estuvimos intentando realizar. El objetivo era insuflar cultura a la ciudad de Granada.

Se hizo un festival de títeres y fue un momento en el que se incorporó el legado de García Lorca a Granada, se llevaron a cabo intervenciones arqueológicas en colaboración con la Secretaria de Estado de Cultura y con la Junta de Andalucía, entre otras cosas. La tarea era proyectar toda la dimensión cultural que se estaba haciendo en ese momento.

¿Cuál fue tu papel en la exposición que se hizo en Granada en 2017 sobre el grupo de música 091?

Fui comisaria de esa exposición y la realicé de manera totalmente particular y anónima junto con una socia. Yo hice la labor de comisariado un poco más intelectual y mi socia se encargó de la promoción.

Fue algo que no había hecho nunca en mi vida y me enfrenté a ello de una manera un poco kamikaze, pero salió muy bien. Fue un éxito de público y algo muy bonito a nivel emocional, tanto para el público que fue a verla, como para nosotras, las comisarias, y para el propio grupo 091, que nos lo agradecieron mucho y fueron muy amables y colaboradores.

Exposición 091: Cara B

Exposición 091: Cara B

 

¿Cómo surgió la idea de la exposición del grupo 091?

Tuvo que ver con la muerte de David Bowie. En el Museo Victoria and Albert, de Londres, se había hecho una exposición retrospectiva sobre la vida de Bowie y me pareció algo muy especial para verlo, había vinilos, proyecciones, etc.

Pensé que podía hacer eso con 091 en Granada, ya que ha sido un grupo que ha estado muy vinculado a la historia de la ciudad y con un público muy fiel. Ese año, además, habían vuelto después de 20 años. Era todo muy idóneo.

Lo pensé, pero se me hacía que era una locura. Llamé a mi socia y se lo propuse, ella creyó que sí. Lo peor de todo es que cuando se lo comentábamos a alguien también nos decía que era una buena idea, así que empezamos a madurarlo un poco. Hablamos con el grupo, ya que ellos debían donar el material para poder montar la exposición y, poco a poco, se fue realizando y salió adelante el proyecto.

¿En qué consiste el comisariado de una exposición?

La labor de comisariado, en este caso, fue contactar con la institución que se iba a hacer cargo del proyecto. Estuvimos tanteando a las instituciones públicas, pero era un momento complicado y Caja Rural se interesó. Mi socia había trabajado con ellos en temas de exposiciones en la sala Zaida, que es de Caja Rural. Contactamos con la persona responsable del área de difusión de Caja Rural, fueron encantadores, y se pusieron a nuestra disposición.

Ahí empezamos la búsqueda de material, que suponía contactar con los miembros del grupo, con periodistas de Granada, fotógrafos y gente que pudiera aportar algo y suministrar material para la exposición. Al mismo tiempo, se elaboró un proyecto, un discurso museográfico de qué queríamos contar.

La exposición se llamaba 091: Cara B porque queríamos contar lo que hay detrás de un grupo. Las horas de hotel, en la carretera, las sesiones de grabaciones en estudio, todo lo que hay detrás de la creación artística y de la preparación de un grupo. Además, estos músicos se caracterizan por realizar un trabajo muy minucioso por lo muchísimo que ensayan y era lo que queríamos mostrar.

Exposición 091: Cara B

Exposición 091: Cara B

¿Sobre qué trataba la master class que impartiste en el Máster en Gestión Cultural?

Estuvo orientada, sobre todo, a transmitirles mi experiencia y, especialmente, que no tengan miedo. Cuando las cosas se hacen desde la emoción suelen salir bien. Quizá la exposición de 091 fue un logro porque se hizo desde una profunda inocencia, aunque al mismo tiempo estuvimos leyendo mucho y documentándonos para saber cuáles eran los pasos que seguir para poder montarla.

Quise decirles que, desde la inocencia, desde los pocos medios, desde la sencillez… si tienes una idea bonita y crees en ella va a salir bien. Ellos lo primero que deben hacer es creer en ellos. Es verdad que una institución tiene que respaldarte, pero si la idea buena, sencilla, honesta y la quieres contar, va a salir bien siempre. Ese fue el mensaje.

¿Qué impresión te llevaste del máster?

Me sorprendió la facilidad, la accesibilidad y el soporte que tienen, además de la trayectoria y la experiencia, para hacerlo todo online. Los contenidos y lo que vi me sorprendió mucho.

Me parece que tiene unos contenidos sólidos, es muy accesible y el profesorado tiene muchas cualidades. Son unos pioneros ya en el tema de la formación online y yo seguiría apostando por ello. Me ha gustado mucho colaborar y trabajar con ellos.

¿Tienes alguna exposición más o proyecto próximo?

La verdad es que sí. Hay otro proyecto de hace un año, que está madurándose, que está relacionado con la música y con Granada, pero no se puede contar aún.

Como aperitivo, queríamos hacer algo muy sencillo en este año para contar la relación de Granada con Beethoven, que estamos celebrando este año el aniversario. Como pildorita, la idea es hacer una exposición pequeñita para contar la historia de la relación entre Granada y Beethoven.

Como te he comentado, sí hay otro proyecto grande más adelante que a ver si va saliendo. Todo está hecho y esperemos que no se paralicen mucho más las cosas, pero a ver si en un año podemos contar una cosa parecida a la de 091.


Entrevista realizada por Silvia Panadero para el Blog del Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas, MasterGestionCultural.Info

¿Alguna duda? ¡Por favor, contacta con nosotros!

De acuerdo con lo establecido en la legislación de protección de datos de carácter personal, le informamos de que los datos personales que pueda facilitar a través de esta web serán tratados automatizadamente con la finalidad de dar respuesta a su solicitud y/o consulta.

Máster Universitario en Dirección y Gestión de Industrias Culturales y Creativas

+ Información

Descarga este documento con toda la información sobre el Máster

Compartir